“La caja roja. La guerra infinita de Antoni Campañà”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on skype
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

. Coproducido con TVC y TVE, el documental parte del hallazgo de 5.000 fotografías inéditas de la Guerra Civil por acercarse a la poliédrica y desconocida figura del fotógrafo Antoni Campañà.

. Dirigido por el reportero Plácido Garcia-Planas, el historiador Arnau Gonzàlez i Vilalta y el periodista Toni Monné y Campañà, el documental se cuestiona si las heridas de la guerra están ya cerradas e intenta buscar respuestas en una pregunta trascendente: “por qué Campañà quiso mantener en secreto este legado de alto valor histórico”?

. El documental complementa la exposición “La guerra infinita. Antoni Campañà”, visitable al MNAC hasta el 19 de julio, y parte de la base del libro La caja roja (Comanegra), editado el noviembre de 2019.

Ocultas en una casa de Sant Cugat del Vallès a punto de ser derrocada, aparecen dos cajas rojas. En el interior se esconde un tesoro totalmente inesperado: miles de fotografías que Antoni Campañà Bandranas (1906-1989) hizo durante los tres años de la Guerra Civil: un enorme friso de la vida en guerra de uno de los grandes fotógrafos pictorialistas del país. Republicano, catalanista y católico
practicante, Campañà retrata una realidad trágica y contradictoria, rica en matices y en complejidad, con contrastes a menudo dolorosos.

Desde arcos de iglesias víctimas de la iconoclastia revolucionaria hasta retratos de ácratas tan atractivos que los mismos anarquistas acabaron utilizando para hacer postales. Desde protestas por la falta de alimentos ante la emblemática Pedrera de Antonio Gaudí hasta soldados del Tercer Reich desfilando por la Diagonal el 1939.

Sin ser fotógrafo de ninguna causa, Campañà acontece útil para las múltiples propagandas en lucha. Tanto por parte de los anarquistas de la CNT-FAI, como del discurso gubernamental oficial del Comisariado de Propaganda de la Generalitat o del gobierno republicano español. Fotografiándolo todo, construye un enorme fondo indefenso ante la dictadura del pie de foto. Una instantánea de Campañà a la portada del portavoz comunista francés, El Humanité, puede ser la encarnación de la revolución; la misma imagen, en un diario católico irlandés, la bajada a los infiernos. Viendo como algunas imágenes suyas eran utilizadas por la propaganda del nuevo régimen franquista a partir del 1939 como lo habían estado por los revolucionarios tres años antes, Campañà recoge su archivo de fotos, depositado al Archivo Mas intentando ocultarlo a las autoridades franquistas de quienes se ha incomplido las órdenes de libremente de negativos y positivos, y lo esconde al garaje de su casa. No quiso que nadie viera aquellas fotografías, pero no las destruyó.

¿Por qué un fotógrafo hace cinco mil fotografías de la guerra a su país y las acaba cerrando en un par de cajas? Porque aquel era un legado gráfico que podía estallar si no era tratado con cuidado por el contexto histórico y por su contenido.

Las cajas rojas de Campañà contenían una mirada particular de la guerra y nos descubren miles de nuevas ventanas en un episodio determinante de dimensión europea y universal. A la vez, nos interroga sobre el ejercicio de la fotografía: ¿es equidistancia fotografiarlo todo?

Estas cajas son una potentísima metáfora del que pasó después de esta y otras guerras del siglo XX a Europa: el grosor de la gente cerró el recuerdo de su dolor en una caja para poder continuar viviendo. Ni cuando el contexto pareció que cambiaba, al morir el dictador Francisco Franco, el 1975, Campañà se permitió reabrir sus archivos, negándose a él mismo y al resto de la sociedad el testigo de su mirada.

Campañà nos interpela sobre la memoria histórica. Sobre las coordenadas, complejas y plurales, con que revisitamos el pasado y qué reacciones provoca en el presente. Pero hace algo más, nos fuerza, nos obliga a tomar partido. Al humanizar todos los bandos, tendrá que ser el espectador el que juzgue si su actitud fue equidistante o un reflejo de quién observó con cierto vértigo la complejidad del comportamiento humano.

TV3 A la carta (versión en catalán): “La Capsa Vermella, la guerra infinita d’Antoni Campaña”

Ficha técnica 

Una producción de Filmsnòmades en coproducción con TV3 y TVE
Guion y dirección: Plácido Garcia-Planas, Arnau Gonzàlez i Vilalta, Toni Monné
Realización: Santi Valldepérez
Ayudante de realización: Jaume Moya de Juan
Producción ejecutiva Filmsnòmades: Santi Valldepérez
Producción ejecutiva TVC: Jordi Ambròs
Producción ejecutiva TVE: Rosa Pérez Roa
Edición contenidos TVC: Montse Armengou Martín
Producción delegada TVC: Daniel Barea
Realización TVC: Jacob Peña
Dirección de fotografía: Guille Barberà
Dirección de producción: Jordi Bautista
Montaje: Guille Barberà
Música: Miel Semé
Sonido directo: Xavi Barberà
Posproducción de sonido: Esteban Bruzón
Dirección de efectos visuales: Rubén Molina Ferreira
Digital VFX artist: Tyson Pérez
Grafismo: Arantza Reverter
Asistencia de producción: Anna Reverté

Ficcionados

Antoni Campañà: Albert Piñol
Dirección: Jaume Moya de Juan
Dirección de fotografía: Guille Barberà
Operador de cámara: Rubén Molina
Ayudante de cámara: Adrian Lazarean
Producción: Jordi Bautista
Jefe de vestuario: Laura Folch
Caracterización: Ainhoa Solé
Dirección de arte: Marta Archilés
Ayudante de arte: Simone Coitiño